DIEZ AÑOS DESPUÉS DE IRAK: DE LA GUERRA PREVENTIVA A LA REPRESIÓN PREVENTIVA

Manifestación por la Educación pública.
Manifestación en contra de la LOMCE en las calles de Barcelona.

Los jóvenes del PP llaman a denunciar al profesorado que adoctrine al alumnado en sus clases. La osadía ha recibido numerosas críticas, con argumentos que comparto, como que el adoctrinamiento que figura al currículum es la religión, o que en los centros privados dan lo que los da la gana según su ideario y no pasa nada. Otros aspectos del hecho, sin embargo, no se mencionan tanto y sobre ellos me gustaría aportar mi opinión, a quien tenga la paciencia de leerla.

La primera cosa que me viene a la cabeza es que la iniciativa no es casual -en política hay pocas casualidades- ni fruto de una ocurrencia individual, sino que forma parte de una política represiva general de intensidad creciente, que en Castelló se está haciendo muy patente y que ya tiene numerosas víctimas; una de ellas yo mismo, aunque sólo por haber recibido dos multas por motivos descabellados. Una nimiedad, sin embargo, junto a lo que están sufriendo otros compañeros/se de lucha, personas merecedoras del respeto y la admiración por su coherencia y firmeza, que son objeto de montajes policiales increíbles.

En Castelló hay unos cuántos casos de acoso, tanto policial como laboral, no muy conocidos porque de esto hablan poco los medios, pero tampoco es una excepción; sólo hay que ver los noticiarios, que se hacen eco de los casos más mediáticos. La represión tiene unos ejecutores directos, policías de varias clases casi siempre, pero tiene también una dirección política. La policía no actúa en estos casos porque sí, lo hace casi siempre porque recibe órdenes. Y esas órdenes tienen, siempre, un responsable político. Y ese responsable en una “provincia” es el subdelegado del gobierno; él es quien da las órdenes, interpretando la orientación política del gobierno al que representa, particularmente del Ministerio del Interior. Seguir leyendo DIEZ AÑOS DESPUÉS DE IRAK: DE LA GUERRA PREVENTIVA A LA REPRESIÓN PREVENTIVA

POLÍTICA EDUCATIVA: DE QUÈ VA LA LOMQE I LA FP DUAL

(Intervenció a l’acte públic del 23 de gener)

Deia Lenin que “Los hombres han sido siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase.” (V. I. Lenin, Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo)

La meua intervenció se centrarà en mostrar com el projecte de LOMQE, la FP dual i el conjunt de la política educativa, inseparable de la resta de polítiques, de la política econòmica, de la laboral, de la de justícia,…, obeïx a l’interès d’una classe social, la classe dominant, l’oligarquia i és, per tant, completament contrària a la majoria de la societat: la classe obrera i el poble treballador. I ho és malgrat l’embolcall de belles paraules amb que amaga un contingut profundament reaccionari. Açò no és nou, no és exclusiva de l’actual govern; es tracta d’una política que supera les fronteres i els partits, que no s’elabora pels òrgans de la democràcia formal, que únicament l’executen. Segur que la reunió d’aquests dies a Davos serà font d’inspiració per als seus encarregats a cada estat.

El capitalisme està en crisi, una crisi profunda, sistèmica, estructural. És la crisi d’un mode de producció Seguir leyendo POLÍTICA EDUCATIVA: DE QUÈ VA LA LOMQE I LA FP DUAL

            Hace pocos días salió al mercado un libro más sobre la crisis, “España, destino tercer mundo”, escrito por Ramón Muñoz, del que tenía referencias por una reseña de prensa. Se ha agotado rápidamente, pero buscándolo he podido apreciar la profusa bibliografía sobre el tema. La obra en cuestión tiene, sin embargo, dos diferencias con la mayoría de ésta. Por una parte, no augura una salida más o menos rápida y más o menos feliz, como los panfletos de los apologistas del sistema, a los que denomina “mercenarios del optimismo” por trabajar a sueldo de los que verdaderamente mandan. Tampoco pretende aportar soluciones más o menos factibles, como hacen los autores críticos con el sistema2, pero no tanto como para impugnarlo.

    La tesis de la obra es que España está abocada a un abismo en el que caerá inexorablemente como consecuencia de la deuda, lo que nos llevará a una economía de supervivencia como la de los años 40 o 50. Dice que no es solo que los jóvenes de hoy vivirán peor que sus padres, sinó que, en el mejor de los casos, sobrevivirán como hicieron sus abuelos.
    Critica con razón el desmontaje de la economía productiva, del sector primario y secundario. Ahora se ve, pienso yo, la verdad de la crítica que a contra corriente hacíamos los detractores de la Unión Europea, en aquella época Mercado Común, en el sentido de que, en su división del trabajo, se nos reservaba el papel de camareros de Europa. Ese era el sentido de las reconversiones industriales de los 80, de los acuerdos agrarios e, incluso, de las reformas educativas. Esta predicción, como tantas otras, no tenía demasiado mérito; solo era necesarioquerer ver la realidad, premisa básica de toda ciencia, de la naturaleza o la sociadad.
    Prevé la salida del euro i un “corralito” o incluso lo que denomina un “corralón”, en el que los ahorros perderían la mitad de su valor y dejaría en la miseria a una multitud de personas. Al no disponer de moneda propia, el estado español, a diferencia de otros que han pasado por situaciones parecidas, está maniatado y solo puede recurrir a la devaluación salarial que, por otra parte, le va muy bien a corto plazo a la patronal. En ese proceso devaluatorio se insertan las sucesivas reformas laborales y de las pensiones.
    La perspectiva es apocalíptica pero esencialmente acertada. Hasta donde llegaremos no lo sabe nadie y dependerá de muchos factores, entre ellos la capacidad de respuesta de las clases populares. También es aparentemente acertada, si se mira el pasado reciente, la observación del autor de que el periodo de bienestar ficticio nos ha vacunado contra la revolución, lo que nos condena a la resignación e ir mansamente al matadero.
    Sin embargo, que haya sido así hasta ahora no quiere decir que lo vaya a ser en el futuro; esa es la discrepancia con el libro. Es verdad que la entre la clase trabajadora está muy extendida hoy la idea resignada de que no se puede hacer nada. También aunque cada vez menos, son bastantes los que, alienados, comparten las medidas de los gobiernos. Y también los que creen o quieren creer, que a ellos no les afectará; o los ingenuos que, contra toda evidencia, piensan que estamos en un periodo transitorio tras el que volveremos a la situación anterior, idealizada por algunos desmemoriados.
    Este conjunto de personas de origen obrero con falsa conciencia son cada vez menos y es que, pese a la propaganda interesada del los mencionados mercenarios, la realidad acaba por actuar sobre las ideas. Y es esa actuación de la realidad sobre las ideas (la realidad social determina la conciencia), la que va abriéndose camino, empezando por los menos contaminados por el espejismo de la época previa a la crisis, aquellos a los que el sistema tiene menos que ofrecer, los  y las jóvenes de las clases populares. A eso obedecen fenómenos como los que observamos de organización creciente del movimiento estudiantil y al crecimeinto de las organizaciones juveniles anticapitalistas. Se puede no verlo o no quererlo ver, pero los aparatos del estado si lo perciben y actúan en consecuencia, de ahí el crecimiento de la represión, la que se ve y la peor, la que no se ve.
    ¿Se trata de realidades o de imaginaciones de un optimista histórico? Creo que es lo primero y como muestra puedo hablar de lo que se vivió el día de la huelga general en Castellón, una ciudad que no será precisamente la cuna de la revolución proletaria, como bien sabemos los que la conocemos. Pero el piquete más numeroso1 fue el piquete anticapitalista convocado por la Coordinadora Repartim el Treball i la Riquesa (CRTR), integrado mayoritariamente por jóvenes. Muy diferente a no hace tanto, cuando las movilizaciones estaban formadas en su mayoría por personas de edad más cercana a la jubilación que a la juventud. Por la tarde, en la manifestación, las más de 3000 personas2 del Bloque Anticapitalista, también bastante jóvenes con excepciones como el autor de estas líneas, es un hecho que no ha pasado desapercibido, y menos que a nadie a unos señores que llevaban un bolso y hacían muchas fotos sin que nadie supiera quienes eran.
    El proyecto diseñado desde el poder va en la línea de lo que plantea el libro de Ramón Muñoz. Pero ese proyecto tendrá cada vez más contestación y el resultado final no está escrito. No es cierto que no haya escapatoria; hay una alternativa, en singular frente a lo que piensan los reformistas más o menos bienintencionados, pero es inútil buscarla dentro del sistema capitalista.

Hace pocos días salió al mercado un libro más sobre la crisis, “España, destino tercer mundo”, escrito por Ramón Muñoz, del que tenía referencias por una reseña de prensa. Se ha agotado rápidamente, pero buscándolo he podido apreciar la profusa bibliografía sobre el tema. La obra en cuestión tiene, sin embargo, dos diferencias con la mayoría de ésta. Por una parte, no augura una salida más o menos rápida y más o menos feliz, como los panfletos de los apologistas del sistema, a los que denomina “mercenarios del optimismo” por trabajar a sueldo de los que verdaderamente mandan1. Tampoco pretende aportar soluciones más o menos factibles, como hacen los autores críticos con el sistema2, pero no tanto como para impugnarlo.

 

La tesis de la obra es que España está abocada a un abismo en el que caerá inexorablemente como consecuencia de la deuda, lo que nos llevará a una economía de supervivencia como la de los años 40 o 50. Dice que no es solo que los jóvenes de hoy vivirán peor que sus padres, sinó que, en el mejor de los casos, sobrevivirán como hicieron sus abuelos.

 

Critica con razón el desmontaje de la economía productiva, del sector primario y secundario. Ahora se ve, pienso yo, la verdad de la crítica que a contra corriente hacíamos los detractores de la Unión Europea, en aquella época Mercado Común, en el sentido de que, en su división del trabajo, se nos reservaba el papel de camareros de Europa. Ese era el sentido de las reconversiones industriales de los 80, de los acuerdos agrarios e, incluso, de las reformas educativas. Esta predicción, como tantas otras, no tenía demasiado mérito; solo era necesarioquerer ver la realidad, premisa básica de toda ciencia, de la naturaleza o la sociadad.

 

Prevé la salida del euro i un “corralito” o incluso lo que denomina un “corralón”, en el que los ahorros perderían la mitad de su valor y dejaría en la miseria a una multitud de personas. Al no disponer de moneda propia, el estado español, a diferencia de otros que han pasado por situaciones parecidas, está maniatado y solo puede recurrir a la devaluación salarial que, por otra parte, le va muy bien a corto plazo a la patronal. En ese proceso devaluatorio se insertan las sucesivas reformas laborales y de las pensiones.

 

La perspectiva es apocalíptica pero esencialmente acertada. Hasta donde llegaremos no lo sabe nadie y dependerá de muchos factores, entre ellos la capacidad de respuesta de las clases populares. También es aparentemente acertada, si se mira el pasado reciente, la observación del autor de que el periodo de bienestar ficticio nos ha vacunado contra la revolución, lo que nos condena a la resignación e ir mansamente al matadero.

 

Sin embargo, que haya sido así hasta ahora no quiere decir que lo vaya a ser en el futuro; esa es la discrepancia con el libro. Es verdad que la entre la clase trabajadora está muy extendida hoy la idea resignada de que no se puede hacer nada. También aunque cada vez menos, son bastantes los que, alienados, comparten las medidas de los gobiernos. Y también los que creen o quieren creer, que a ellos no les afectará; o los ingenuos que, contra toda evidencia, piensan que estamos en un periodo transitorio tras el que volveremos a la situación anterior, idealizada por algunos desmemoriados.

 

Este conjunto de personas de origen obrero con falsa conciencia son cada vez menos y es que, pese a la propaganda interesada del los mencionados mercenarios, la realidad acaba por actuar sobre las ideas. Y es esa actuación de la realidad sobre las ideas (la realidad social determina la conciencia), la que va abriéndose camino, empezando por los menos contaminados por el espejismo de la época previa a la crisis, aquellos a los que el sistema tiene menos que ofrecer, los y las jóvenes de las clases populares. A eso obedecen fenómenos como los que observamos de organización creciente del movimiento estudiantil y al crecimeinto de las organizaciones juveniles anticapitalistas. Se puede no verlo o no quererlo ver, pero los aparatos del estado si lo perciben y actúan en consecuencia, de ahí el crecimiento de la represión, la que

1No se refiere a ministros o parlamentarios, que en su gran mayoría no son sino otros tantos asalariados del poder

2Entendiendo por tal el conjunto de relaciones técnicas y sociales de producción que caracterizan una determinada sociadad. El sistema al que nos referimos es el capitalismo, no el actual gobierno, ni la ley electoral u otras circunstancias.

Les retallades (a l’educació) que ja patim i les que s’acosten

A la darrera reunió de la Coordinadora Interinstituts de Castelló del 29 d’octubre es va parlar de la conveniència de fer un resum de les retallades que patim. Això és el que es pretén amb aquest text.

 Els treballadors i treballadores de l’ensenyament tenim una triple condició:

-Som treballadors/es, com els de qualsevol altre sector de la producció o els serveis.

-Formem part de la Funció Pública.

-Treballem al sector de l’ensenyament.

Des que al maig de 2010 van començar les retallades en sèrie per contentar “els mercats”, tot i que ja abans s’havien fet algunes, l’allau de mesures contra el conjunt dels treballadors/es ens ha afectat en els tres aspectes. A continuació es relaciones les més importants, que poden ser estatals o autonòmiques, segons l’administració encarregada d’aplicar-les. Seguir leyendo Les retallades (a l’educació) que ja patim i les que s’acosten

14N: reaprendiendo a movilizarse contestatariamente

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Este artículo fue escrito el Jueves 8, pero por diversos motivos no fue posible publicarlo a tiempo. 

Finalmente y tras no pocas vacilaciones y presiones desde la base, las direcciones sindicales han convocado una nueva huelga general el 14 de noviembre. Se trata de una movilización más que necesaria, para la que hay motivos y condiciones, aunque hubiese sido mejor convocarla antes, porque desde la del 29 de marzo, en poco más de siete meses, los ataques del gobierno y la patronal han seguido su escalada: recortes en el desempleo; repago de medicamentos; drástica reducción para servicios públicos y sociales; reducción de salarios en el sector público; aumento del IVA; amnistía fiscal a la medida de la patronal defraudadora… Estas medidas atentan contra las condiciones de trabajo y de vida de la mayoría, mientras tratan de blindar los privilegios de una minoría explotadora y ociosa, la oligarquía industrial y bancaria, que sigue declarando beneficios y apropiándose del fruto de nuestro trabajo, amparándose en la Unión Europea para tratar de perpetuar sus privilegios.

La clase dominante se encuentra en una huida hacia adelante y trata de remontar su crisis manteniendo sus intereses clasistas y desarrollando una violenta guerra contra la clase obrera, con el paquete de medidas ya conocidas, a la vez que refuerza las estructuras represivas para blindarse de las protestas crecientes de las trabajadoras/es. Seguir leyendo 14N: reaprendiendo a movilizarse contestatariamente

“El Rescate”, un film del FMI, con A. Merkel

Artículo de opinión de Francisco Tendero

 El último informe del FMI sobre la economía mundial, presentado hace unas horas, incluye datos interesantes. Entre ellos, la rebaja sustancial de las previsiones de crecimiento para casi todos los países miembros y el sombrío panorama económico que pinta para 2013, previsiones que ya han hecho bajar las Bolsas en todo el mundo. Otro es la posición de España como segunda economía del mundo que más decrecerá, con una previsión de -1,5% del PIB, sólo precedida por Grecia y seguida de Italia y Portugal.

 Es significativo porque el FMI no es cualquier cosa. Se trata de un instrumento muy importante del capitalismo, defensor de la ortodoxia económica, con una larga trayectoria de intervenciones en países para imponer políticas agresivas contra sus pueblos, con la colaboración de las oligarquías locales. Es, junto a la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, integrante de la célebre “troika” encargada de vigilar la aplicación de las políticas de ajuste por Grecia y otros países.

 La rebaja de las previsiones de crecimiento y las advertencias sobre graves problemas económicos evidencia que la actual crisis es sistémica y mundial, no de una parte del mundo. Y, en lo que respecta a España, es evidente y compartido incluso por los medios más derechistas que los Presupuestos Generales del Estado para 2013 son ya papel mojado antes de aprobarse, con su ficticia previsión de decrecimiento de sólo el 0,5% del PIB.

Sin embargo, el FMI felicita al gobierno español por su política y les anima a seguir adelante. Dice el informe que “España e Italia deben llevar adelante planes de ajuste para restablecer su competitividad, sanear sus finanzas y respaldar su crecimiento”. En la jerga del FMI está claro: más recortes, más privatizaciones y más dinero a los bancos.

El informe propicia que España e Italia pidan lo que se denomina un “rescate”. Por supuesto que se trata de rescatar a la banca y asegurar las inversiones del capital financiero y que lo paguen la clase obrera y el resto de sectores populares con sus salarios, sus pensiones y sus derechos. Pero eso tiene un coste político para el gobierno que lo solicita, por las medidas a las que debe comprometerse a tomar, importa poco si de mala gana o con entusiamo. Algunas de esas medidas ya vienen aplicándose, antes por el PSOE y ahora por el PP, pero habrán de intensificarse.

Pero no solo el gobierno español tiene un problema. También lo tiene el del país más poderoso de la UE, que no quiere aparecer como que regala el dinero de sus ciudadanos a unos países de vagos, que es la idea distorsionada que él mismo ha ayudado a difundir. De ahí que el “rescate”, que la oligarquía ya da por seguro y presiona para que se haga, tiene un obstáculo de origen político.

Quien crea que estamos en una democracia, pensará que serán los gobiernos y los Parlamentos los que decidirán lo que consideren mejor. Pero la experiencia reciente avala más bien que los gobiernos, Parlamentos y demás instituciones de los estados capitalistas están al servicio del capital, que los utiliza para que las políticas que satisfacen sus intereses tengan legitimidad “democrática”.

Eso no sólo vale para el Congreso de los Diputados y personajes como Rajoy, cada vez más percibidos como marionetas del capital, si no también para el Bundestag y Angela Merkel. En mi opinión, son algunos de los actores principales de una obra pero en ningún caso los guionistas; Rajoy, como antes Zapatero, es un actor de reparto y de ahí abajo sólo comparsas.

Si esto es así, el interés/necesidad del capital acabará imponiéndose y ni Merkel y sus necesidades electorales podrá impedirlo; no hablemos ya de Rajoy y sus elecciones autonómicas. Se hará el “rescate”, con todas sus consecuencias, pero se hará de una forma que que deje contentos a todos los actores, que siempre podrían sustituirse si no se aprenden bien el papel. Como la protagonista no quiere repetir tres veces la misma escena ante el Bundestag (para España, Italia y Chipre), se juntarán en una sola y, cuando más convenga, se escenificará el triple “rescate”; los capitalistas lo disfrutarán y los trabajadores lo pagaremos.

Mientras escribo esta líneas, la televisión informa de que un trabajador que llevaba siete meses sin cobrar se ha suicidado y que Angela Merkel se ha paseado por unas calles de Atenas desiertas, rodeada de policías y con francotiradores en las azoteas.

1. Expansión (9 octubre). El FMI desmonta los Presupuestos y empeora la previsión de PIB y paro. Frase textual del prólogo del Informe del FMI
Article en Català

L’últim informe del FMI sobre l’economia mundial, presentat fa unes hores, inclou dades interessants. Entre ells, la rebaixa substancial de les previsions de creixement per a quasi tots els països membres i l’ombrívol panorama econòmic que pinta per a 2013, previsions que ja han fet baixar les Borses a tot el món. Un altre és la posició d’Espanya com a segona economia del món que més decreixerà, amb una previsió de -1,5% del PIB, només precedida per Grècia i seguida d’Itàlia i Portugal.

És significatiu perquè el FMI no és qualsevol cosa. Es tracta d’un instrument molt important del capitalisme, defensor de l’ortodòxia econòmica, amb una llarga trajectòria d’intervencions en països per a imposar polítiques agressives contra els seus pobles, amb la col·laboració de les oligarquias locals. És, al costat de la Comissió Europea i el Banc Central Europeu, integrant de la cèlebre “troika” encarregada de vigilar l’aplicació de les polítiques d’ajust per Grècia i altres països.

La rebaixa de les previsions de creixement i els advertiments sobre greus problemes econòmics evidencia que l’actual crisi és sistèmica i mundial, no d’una part del món. I, pel que fa a Espanya, és evident i compartit fins i tot pels mitjans més dretans1 que els Pressupostos Generals de l’Estat per a 2013 són ja paper mullat abans d’aprovar-se, amb la seua fictícia previsió de decreixement de només el 0,5% del PIB.

No obstant açò, el FMI felicita al govern espanyol per la seua política i els anima a seguir avant. Diu l’informe que “Espanya i Itàlia han de portar avant plans d’ajust per a restablir la seua competitivitat, sanejar les seues finances i recolzar el seu creixement”2. En l’argot del FMI és clar: més retallades, més privatitzacions i més diners als bancs.

L’informe propicia que Espanya i Itàlia demanen el que es denomina un “rescat”. Per descomptat que es tracta de rescatar a la banca i assegurar les inversions del capital financer i que ho paguen la classe obrera i la resta de sectors populars amb els seus salaris, les seues pensions i els seus drets. Però açò té un cost polític per al govern que ho sol·licita, per les mesures a les quals ha de comprometre’s a prendre, importa poc si de mala gana o amb entusiame. Algunes d’eixes mesures ja vénen aplicant-se, abans pel PSOE i ara pel PP, però hauran d’intensificar-se.

Però no solament el govern espanyol té un problema. També ho té el del país més poderós de la UE, que no vol aparèixer com que regala els diners dels seus ciutadans a uns països de vagues, que és la idea distorsionada que ell mateix ha ajudat a difondre. Per aquest motiu el “rescat”, que l’oligarquia ja dóna per segur i pressiona perquè es faça, té un obstacle d’origen polític.

Qui crega que estem en una democràcia, pensarà que seran els governs i els Parlaments els que decidiran el que consideren millor. Però l’experiència recent avala més aviat que els governs, Parlaments i altres institucions dels estats capitalistes estan al servei del capital, que els utilitza perquè les polítiques que satisfan els seus interessos tinguen legitimitat “democràtica”.

Açò no solament val per al Congrés dels Diputats i personatges com Rajoy, cada vegada més percebuts com a titelles del capital, si no també per al Bundestag i Angela Merkel. Al meu entendre, són alguns dels actors principals d’una obra però en cap cas els guionistes; Rajoy, com abans Zapatero, és un actor de repartiment i d’ací a baix només comparses.

Si açò és així, l’interès/necessitat del capital acabarà imposant-se i ni Merkel i les seues necessitats electorals podrà impedir-ho; no parlem ja de Rajoy i les seues eleccions autonòmiques. Es farà el “rescat”, amb totes les seues conseqüències, però es farà d’una forma que que deixe contents a tots els actors, que sempre podrien substituir-se si no s’aprenen bé el paper. Com la protagonista no vol repetir tres vegades la mateixa escena davant el Bundestag (per a Espanya, Itàlia i Xipre), se juntaran en una sola i, quan millor encaixe al guió, s’escenificarà el triple “rescat”; els capitalistes ho gaudiran i els treballadors ho pagarem.

Mentre escric aquesta línies, la televisió informa que un treballador que portava set mesos sense cobrar s’ha suïcidat i que Angela Merkel s’ha passejat per uns carrers d’Atenes desertes, envoltada de policies i amb franctiradors en els terrats.

1. Expansión (9 octubre). El FMI desmonta los Presupuestos y empeora la previsión de PIB y paro. Frase textual del pròleg de l’Informe del FMI

"Los hombres han sido siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase." (V. I. Lenin, Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo)